Eneatipo 4

El romántico

La atención de este eneatipo emocional está puesta en lo que no tiene en el presente y en lo bueno del pasado o del futuro. Su fuerza está puesta en vivir los sentimientos con mucha intensidad. En encontrar amor, sentido y satisfacción mediante la expresión personal y la conexión profunda. Se crea a sí mismo para ser único. Su punto negativo es la envidia (entendida como el centrarse en lo bueno que tienen los demás y a ellos les falta) y su virtud la ecuanimidad. El cuatro suele quejarse a menudo y mucha gente siente la obligación de ayudarlos, cuando no están pidiendo eso, sólo necesitan comprensión. No les ayudes frente a la queja, sólo entiéndelos y se sentirán queridos. A veces les gusta estar un tiempo en el malestar o la tristeza. Su queja no es una invitación para que les ayudes sino para que les mires.

¿Cómo se relaciona el eneatipo 4?

Este eneatipo busca únicamente comprensión. Las relaciones son aquello que más remueven a los cuatro que viven para y por ellas. Quieren que el otro reconozca continuamente su estado anímico y sus dificultades emocionales, pero también son muy buenos reconociendo los estados anímicos ajenos. Se sumergen en los sentimientos continuamente, esto para otros eneatipos puede ser demasiado profundo, y muchos pueden tener la sensación de “¿Para qué darle tantas vueltas?” Pero un cuatro no tiene la sensación de estar dándole vueltas, sólo está viviendo las emociones y sensaciones que acompañan cada uno de los sucesos relacionales. Esto, en ocasiones les provoca una sensación de superioridad frente a los demás, “nadie me entiende, son mediocres y mi sensibilidad es demasiado especial”. Buscan sentirse únicos en todos los sentidos y eso los lleva a querer ser el amigo más especial. En una relación de pareja también buscarán ese sentirse especiales, y además, se sentirán legitimados en pedirlo, ya que es su relación de pareja. En muchas ocasiones parece que todo gira alrededor del cuatro y sus necesidades.  Por otra parte, este eneatipo es tremendamente detallista con los demás y consigue hacer que las otras personas se sientan especiales. Cuando alguien está pasando por un mal momento, nadie conseguirá entenderlo más que un cuatro.

Cosas difíciles en la relación con el eneatipo 4

– Se miran mucho a sí mismos y sus necesidades y, en ocasiones, no ven nada más.

– Tienen estados emocionales tan variables que pueden desorientar a las personas cercanas.

– Pueden ser histriónicos en su comportamiento para poder destacar lo especiales que son.

– Puedes sentirte abrumado frente a sus problemas, pero no olvides que no necesitan ayuda sino escucha o comprensión.

– En ocasiones parece que todo les va mal, pero es sólo discurso.

– Son poco coherentes en sus actitudes ya que están muy relacionadas con sus estados de ánimo.

Cosas fáciles en la relación con el eneatipo 4

– Son muy empáticos cuando consiguen salir de sí mismos.

– Al estar tan en contacto con el dolor, pueden sostener con facilidad el suyo y el de los demás, de modo que se crecen en los malos momentos y son los más presentes.

– Son muy detallistas, si consigues entrar en el corazón de un cuatro te hará sentir especial, aunque también te exigirá mucho.

– En su mayoría son conscientes de sus vaivenes emocionales lo que los dota de mucha profundiad.

– Priorizarán el vínculo ya que para ellos es muy importante.

¿Qué necesita el eneatipo 4 en la relación?

El eneatipo 4 necesita sentirse único y especial sea el lugar que sea el que ocupa en la relación. El alumno, el amigo o la pareja más especial. Busca también comprensión, sólo es eso. Frente a tanta queja, la mayoría de eneatipos optan por buscar ayudarlo, pero no es eso lo que está pidiendo, se puede ayudar a sí mismo, lo único que necesita es una mirada comprensiva, que no quites valor a lo que explica y a sus dificultades.

Serán ambivalentes en la relación puesto que siempre ven lo mejor de lo que no tienen, así que en ocasiones buscarán mucha cercanía y en otras se sentirán avasalladlos y necesitarán recogerse en su soledad, generalmente lo contrario de lo que les ofrezcas. Así que no te enfades, sólo comprende, con esto se sentirán amados y no hay nada que ayude más a un cuatro que sentirse amado tal cual es. Este es un eneatipo que exige mucho a sus relaciones, pero también da muchísimo ya que son el centro de su vida.

¿Cómo se comporta un eneatipo 4 en la relación amorosa?

La relación amorosa es la herida y al mismo tiempo el salvavidas del cuatro. Como he dicho antes, se comportará de forma ambivalente, y es aquí donde se verá de una forma más extrema. En principio un cuatro necesita mucha cercanía con el otro, pero sí la tiene, necesitará espacio. Su movimiento en el amor es siempre intenso, por exceso o por falta. Esta ambivalencia está también presente en el seis, pero mientras que en este es debida al miedo, en el cuatro es consecuencia de amar siempre aquello que falta. Si quieres que un cuatro se acerque aléjate y si quieres que se aleje estate muy encima.

Vivir una relación de pareja al lado del cuatro es, además de un vaivén emocional, una oportunidad para ser la musa de alguien. Si el cuatro te ama, lo hará con toda su intensidad y sentirás un amor al que poco pueden acercarse el resto de eneatipos. Es también muy detallista y es posible que recibas regalos, en muchas ocasiones hechos a mano, ya que son muy creativos y les encanta construir mientras piensan en la persona amada.

Si hay problemas, un cuatro sabrá capear el temporal y te ayudará a conectar con tus sentimientos más profundos y a vaciarlos. Pero si no hay problemas, es posible que tengas la sensación que el cuatro los está buscando.

En su lado más neurótico vivir con un cuatro consistirá en estar al lado de alguien que solo habla y se ve a sí mismo sin tener en cuenta al otro. Alguien que exige que lo conviertas en tu centro de atención. En su aspecto más saludable, el cuatro es un compañero que te permitirá vivir el amor de la forma más profunda, te acompañará en el dolor y estará contigo en los momentos que más lo necesites.

Eneatipo 3

Eneatipo 5