Sobre la valentía de los japoneses que trabajan en la central nuclear

He leído mucho sobre el desastre del terremoto-tsunami de Japón y la incertidumbre sobre la radiación de la central de Fukushima. De todo esto, me he quedado con un dato: los 50 trabajadores japoneses que están intentando enfriar la central.

Y con mi ánimo de buscar esa luz entre la oscuridad, he encontrado a estas personas que están arriesgando, y quizá dejando allí su vida para salvar a otros cientos de miles de humanos. ¡Cuánto valor para hacer algo así! No sé si se trata de un elevado sentido del deber, de poca conciencia (al no ver hasta cuanto están exponiendo su vida) o de un gran nivel de conciencia, y ser capaces de sacrificar su vida para que otros cientos de miles vivan.

No sé con cual de los tres supuestos nos encontramos, pero sea cual sea, no puedo evitar ponerme los pelos de punta. Incluso, entre tanta destrucción hay una luz capaz de iluminar toda la oscuridad que le rodea.

No se me ocurren palabras para agradecer lo que estas personas están haciendo, ya que no sólo ayudan en lo que hacen a los japoneses de la zona, sino que nos ayudan a todos los humanos, con su ejemplo, a llenarnos de esperanza con el ser humano.

Muchas gracias.

Un abrazo virtual,

isaac

Isaac Palomares

Psicólogo sanitario (número de colegiado 24.677) y tengo una experiencia de 15 años dedicándome a la relación de ayuda. También estudié coaching y periodismo.

Escucha mi Podcast

También puedes escribirme: