Te deseo un 2021 en que te veas grande

Hoy, 31 de diciembre de 2020 dejamos atrás un año intenso. A mí no me gusta hablar de bueno o malo, ya que son dos palabras muy planas, con poca perspectiva. Lo que no tengo duda es que ha sido un año intenso. Hay momentos que incluso tengo la sensación que ha sido un año sin estrenar.

En la consulta y en mi propia vida he podido observar como este a sido un año que nos ha puesto entre la espada y la pared. A mucha gente le ha puesto frente a sus peores pesadillas que ha tenido que aprender a gestionar. ¿Y sabes qué?, lo han hecho.

Estos últimos meses nos han mostrado como nuestra fuerza y resistencia es infinita. La resilencia ha dejado de ser un concepto psicológico para convertirse en nuestra vida diaria. Caer y volver a levantarse, no solo una vez, sino mil. 

Solo el tiempo nos dirá si el 2020 fue un año bonito para cada uno de nosotros o no. No se puede ver el paisaje mientras se forma parte de él y tu y yo, somos aún paisaje del 2020. Sin duda, difícil lo has sentido, yo también. Hay gente que ya lleva una década difícil y otros todo una vida. Pero eso no lo hace bonito ni feo.

Las despedidas son muy difíciles, duelen a rabiar, da igual si es de alguien o algo. Este año hemos despedido para siempre la invulnerabilidad. Ahora sabemos que nos escuece más no ser tocados, que el contacto. Que podemos aburrirnos de nuestra propia casa, que la tecnología no tiene sentido sin la cultura detrás y que un abrazo es el mejor regalo que podemos obtener. 

Hago un esfuerzo por despedirme con amor de un 2020 en que me fue complicado amar como me gusta a mí, con pasión, con rabia y con contacto. Pero tuve que aprender a hacerlo de otro modo, desde la distancia, con la despedida y desde la gratitud más absoluta. Con amor, suelto el 2020.

Me gustaría desearte un 2021 muy bonito, pero ya sabes que yo no soy una taza de MrWonderfull y no sé como será el año que viene, e imaginar que las cosas difíciles se van al cambiar de día en el calendario es muy iluso. Sin embargo, y a pecho descubierto, puedo decir que estoy preparado para lo que venga.

Deseo que si vienen más curvas en el 2021 puedas mantener el equilibrio.

Deseo que si necesitas un abrazo tengas a quien dárselo.

Deseo que si viene tristeza alguien te pueda prestar un pañuelo.

Deseo que si quieres reír lo hagas en buena compañía.

Te quiero desear algo -para mí- mejor que un feliz 2021, la capacidad de sostener y hacer bonita cualquier circunstancia que te depare este año. Así no importará lo que venga, importarás tú.

Así que, quiero desearte un 2021 en que te veas grande.

Te abrazo,