No le pidas peras al olmo, bendice su sombra

Hace unos días, hablando con una amiga, me decía con una gran dosis de sabiduría: He descubierto que no puedo seguir pidiéndole peras al olmo -haciendo referencia a una persona cercana – tendré que conformarme con el olmo o comprarme un peral. A lo que yo le contesté, también puedes disfrutar de la sombra del olmo. A …

No le pidas peras al olmo, bendice su sombra Leer más »